miércoles, 11 de abril de 2018

Porque serás para siempre nuestro querido ogro, Joxepe

Hay días que no importa si el café se enfría, si el pan es de hoy, si llueve y tengo que acordarme de coger el paraguas, si me ha despertado el vecino con su portazo diario de las 7 de la mañana... 

Hay días en los que todo esto deja de importar y en lo único que pienso es que ya no volverás a estar con nosotrxs entre patas, no volverás a gruñir, dentro y fuera de escena (sí, eras un gruñón, nuestro querido gruñón), no volverás a comprarle velas a Rosa, ni volverás brindar por María y Laura, no volverás a tirarte por el suelo con "la Ardanaz", ni a discutir con Cristina. Ya no te tocará el timbre Txiki para llevarte de vinos, ni liarás cigarros para Josu. Te echarán de menos en los bares del whisky, en los bares de la prensa diaria, en los caminos de la Taconera. 


La Tula te espera, eso seguro, para acompasar sus pasos a los tuyos y, juntos, volver a pasear.

Te echaremos de menos, Joxepe, querido ogro.

lunes, 2 de abril de 2018

Teatro en primavera/ antzerkia udaberrian

Y esta semana.....¡nos vamos a Estella-Lizarra! 
 
 
Ha llegado la primavera y con ella el ciclo que cada año organiza esta ciudad. Un gusto ser convocadxs para abrir el ciclo con nuestro querido montaje "Hay que salvar a mamá" 
Gracias, nuevamente, a nuestrxs conocidxs estellesxs por la confianza depositada en nosotrxs.


El Espacio Cultural Los Llanos acogerá tras la Semana Santa una nueva edición del Ciclo Teatro en Primavera, que organiza desde hace 17 años Kilkarrak en colaboración con el Ayuntamiento de Estella y la Federación Navarra de Teatro Amateur. Son tres las obras programadas (días 8, 15 y 29) -como siempre con el humor como protagonista-, en una edición que llega con algunas novedades, como es el cambio de día de los espectáculos (serán los domingos a las 18.30 horas) o la supresión del abono.


Pedro Echávarri, en representación de Kilkarrak, y el concejal de Cultura, Regino Etxabe (EH Bildu), fueron los encargados de presentar el ciclo, que reunirá a tres grupos navarros: Incierto Troupe, Gabalzeka y Complexus.

Etxabe recordó que, con la nueva gestión del Espacio Cultural Los Llanos, el Ayuntamiento ya tiene la opción de poder programar actividades en distintos días -no solo los viernes-, e incidió en otro aspecto, como son los distintos canales abiertos en los últimos meses para la venta de entradas, facilitando sin duda la asistencia a los espectáculos. “Ya no existe la limitación que había antes y en el tema cultural, con toda la oferta que hay, es muy importante dar facilidades para adquirir las entradas”, dijo. Así pues, los interesados podrán comprarlas en la cafetería (todos los días salvo los martes, de 15.00 a 23.00 horas), a través de Internet o también en el tótem inteligente instalado en el vestíbulo.

los espectáculosPor su parte, Echávarri desgranó la oferta, explicando que el ciclo nació para promocionar en Estella a los grupos navarros de aficionados. “Procuramos que vayan pasando nuevos grupos y que los espectáculos sean atractivos. Además, el teatro amateur tiene una ventaja y es que permite ver montajes con repartos amplios”, señaló.

El día 8 se abre el ciclo con una obra para un público familiar, a un precio especial de 4 euros, del grupo pamplonés Incierto Troupe Teatro. Se llama ¡Hay que salvar a mamá!, está escrita por una de las actrices (Ventura Ruiz) y la dirige el estellés Ion Barbarin.

El día 15 le tocará el turno al grupo de Tafalla Gabalzeka y a la obra humorística El ruso que ríe. “Es un trabajo muy interesante, un compendio de cuatro relatos breves de Chéjov en clave de humor. Y están muy cuidados el vestuario y la escenografía”, puntualizó Echávarri. Es para mayores de 7 años y la dirige Laura Laiglesia.

Tras una semana de parón cerrará el ciclo el día 29 de abril Complexus, debutante en Estella, con la obra de misterio y humor Ojos que no ven, de Ángel García Moneo. El precio de las entradas para estas dos obras es de 6 euros.

el cambio de día El cambio de fecha no es un capricho, explicaron en la presentación, y es que la tónica general es que los viernes ya no tienen la aceptación de antes. “Se nota en todos los sitios, no solo aquí, que la gente los viernes prefiere algo más social, tomar algo por ahí... De hecho, en algunos sitios ya se está programando los domingos;el año pasado probamos un día y se notó algo más de gente, a pesar de que hacía un día muy bueno”, comentó Echávarri.

Esa tendencia ha hecho que en los últimos años haya bajado la afluencia de espectadores. “En los años del boom de los Viernes Culturales rondábamos los 200-250 al día, pero últimamente ya rozábamos los 100”, lamentó Echávarri.

las obras

Incierto Troupe. El día 8 presenta ‘¡Hay que salvar a mamá!’. 18.30 horas, 4 euros y para un público familiar.

Gabalzeka Teatro. El grupo de Tafalla pone en escena el día 15 de abril ‘El ruso que ríe’. 18.30 horas, 6 euros.

Complexus. El grupo, que debuta en Estella, cierra el ciclo el día 29 con ‘Ojos que no ven’. 18.30 horas, 6 euros.

lunes, 26 de marzo de 2018

Mensaje del Día Mundial del Teatro, por Simon McBurney

Precioso mensaje de Simon McBurney subrayando que el teatro es un sitio en donde encontrarnos: pasado y futuro, hombres y mujeres, migrantes y estáticos. Todos. ¡Celebremos el teatro! ¡Celebremos la vida y los encuentros que en ella se producen! Sin público no hay intérprete. Sin intérprete no hay historias.



A media milla de la costa de Cirenaica en el norte de Libia existe un vasto refugio rocoso de 80 metros de ancho y 20 de altura. En el dialecto local se le conoce como Hauh Fteah. En 1951 el análisis de datación por carbono 14 demostró una ocupación humana ininterrumpida de al menos 100.000 años. Entre los artefactos desenterrados había una flauta de hueso datada entre 40.000 y 70.000 años. Siendo un niño, al oír esto le pregunté a mi padre:

“¿Ellos tenían música?”

Me sonrió.

“Al igual que todas las comunidades humanas.”

Mi padre era un arqueólogo estadounidense, el primero en excavar en Hauh Fteah, en Cirenaica.

 
Me siento muy honrado y feliz de ser el representante europeo del Día Mundial del Teatro de este año.

En 1963, mi predecesor, el gran Arthur Miller, dijo en un momento donde la amenaza de guerra nuclear arrojaba su sombra sobre el mundo: “Cuando se nos pide escribir en un momento donde la diplomacia y la política tienen brazos tan terriblemente cortos y débiles, el delicado pero a veces amplio abrazo del arte debe soportar la carga de sostener unida la comunidad humana”. El significado de la palabra Drama deriva del griego “dran” que significa “hacer”… y la palabra teatro que procede del término griego “Theatron”, literalmente significa el “lugar donde se mira”. Un lugar no solo dónde miramos, también donde vemos, obtenemos, entendemos. Hace 2.400 años, Polykleitos el Joven diseñó el gran teatro de Epidauro. Con capacidad para 14.000 personas, la asombrosa acústica de este espacio abierto es milagrosa. Un diálogo desde el centro del escenario puede ser oído en todos los 14.000 asientos. Como era usual en los teatros griegos, cuando observabas a los actores, también podías ver el paisaje detrás de ellos. Esto no solo juntaba varios lugares a la vez, -la comunidad, el teatro y el mundo natural-, también unificaba todos los tiempos. De la misma manera que la obra evocaba mitos del pasado en el tiempo presente, podías ver más allá del escenario tu futuro final. La naturaleza.

Una de las revelaciones notables de la reconstrucción de “The Globe Theatre” de Shakespeare en Londres también está relacionada con aquello que vemos. Esta revelación tiene que ver con la luz. Tanto el escenario como el auditorio estaban iluminados por igual. Los artistas y el público se podían ver unos a otros. En todo momento. Dondequiera que mires hay personas. Y en consecuencia, se nos recuerda que el gran soliloquio de, digamos, Hamlet o Macbeth, no eran meditaciones privadas sino debates públicos.

Vivimos en un tiempo donde es difícil ver con claridad. Estamos rodeados de más ficción que en cualquier otro momento de la historia o la prehistoria. Cualquier “hecho” puede ser cuestionado, cualquier anécdota puede reclamar nuestra atención como una “verdad”. Una ficción en particular nos rodea continuamente. Aquella que busca dividirnos. De la verdad. Y de unos a otros. Y así, estamos separados. Las personas de las personas. Las mujeres de los hombres. Los seres humanos de la naturaleza.

Pero al igual que vivimos en un tiempo de división y fragmentación, también vivimos en un tiempo de inmenso movimiento. Como nunca antes en la historia las personas se están desplazando; muchas veces volando; caminando; nadando si hace falta; migrando; por todo el mundo. Y esto es solo el comienzo. La respuesta, como sabemos, ha sido el cierre de fronteras. La construcción de muros. La exclusión. El aislamiento. Vivimos en un orden mundial tiránico, donde la indiferencia es moneda y la esperanza una carga de contrabando. Y parte de esta tiranía es el control, no solo del espacio, sino también del tiempo. Este tiempo en que vivimos renuncia al presente. Se concentra en el pasado reciente y en el futuro. Yo no tengo eso… Yo compraré aquello…

Ahora lo he comprado, necesito tener la próxima… cosa. El pasado lejano está destruido. El futuro sin consecuencias.

Muchos afirman que el teatro no puede ni podrá cambiar nada de esto. Pero el teatro no va a desaparecer. Porque el teatro es un sitio. Me gustaría llamarlo un refugio. Donde las personas se congregan e inmediatamente forman comunidades. Tal y como hemos hecho siempre. Todos los teatros son del tamaño de las primeras comunidades humanas, de cincuenta a 14.000 almas. Desde una caravana de nómadas a un tercio de la antigua Atenas.

Y dado que el teatro solo existe en el presente, también cuestiona esta desastrosa visión del tiempo. El momento presente es siempre un tema del teatro. Sus significados se construyen mediante un acto comunitario entre el intérprete y el público. No solo aquí, sino ahora. Sin la actuación del intérprete el público no podría creer. Sin la creencia del público, la interpretación no sería completa. Nos reímos al mismo tiempo. Nos conmovemos. Nos quedamos sin aliento o enmudecemos. Y en ese momento, mediante el teatro descubrimos la más profunda verdad: que aquella que considerábamos la más privada división entre nosotros, los límites de nuestra propia conciencia individual, tampoco tiene fronteras. Es algo que compartimos.

Y no nos pueden parar. Cada noche reapareceremos. Cada noche los actores y la audiencia se reunirán de nuevo y la misma obra volverá a ser representada. Porque, como dice el escritor John Berge, “Muy dentro de la naturaleza del teatro hay un sentido de retorno ritual”, la razón por la cual ha sido siempre la forma de arte de los desposeídos, algo que a causa del desmantelamiento de nuestro mundo, somos todos. Dondequiera que haya intérpretes y audiencias las historias que no se pueden contar en ningún otro sitio se representarán, ya sea en las óperas y teatros de nuestras grandes ciudades, o en los campos que acogen migrantes y refugiados en el norte de Libia y en todo el mundo. Siempre estaremos unidos, en comunidad, en esta representación.

Y si estuviéramos en Epidauro podríamos levantar la vista y observar cómo compartimos todo esto con un panorama mayor. Porque siempre somos parte de la naturaleza y no podemos escapar de ello así como no podemos escapar del planeta. Si nos encontráramos en The Globe veríamos como preguntas aparentemente privadas se nos plantean a todos nosotros. Y si pudiésemos tener la flauta cirenaica de hace 40.000 años entenderíamos el pasado y el presente como indivisibles, y que la cadena que une la comunidad humana nunca será rota por los tiranos y demagogos.

viernes, 2 de marzo de 2018


Auditorio de Barañain


Bien contentxs que nos vemos por acudir esta vez a la Auditorio de Barañain a representar nuestro querido montaje "Hay que salvar a mamá". Esta vez intentaremos recaudar la mayor cantidad de dinero posible para el colegio Eulza, para que compre material didáctico para sus alumnxs. Así que, si queréis colaborar, podéis acercaros a vernos el domingo 11 de Marzo a las 6 de la tarde. La entrada, 4 euricos.


lunes, 1 de enero de 2018

Empezamos bien el año




Este domingo nos vemos en Gares-Puente la Reina con una nueva representación de
"Hay que salvar a mamá".

Al día siguiente de que lxs niñxs que reciben regalos en Reyes los hayan desenvuelto. Y esperamos que uno de estxs niñxs haya sido Yeray, un niño de 7 años que por culpa de un tumor de troncoencefalo se ve limitado en sus movimientos y debe desplazarse en silla de ruedas. Así que desde Incierto Troupe todo nuestro ánimo y cariño y, por supuesto, la recaudación íntegra de esta representación. Animaos, la entrada son 5€ y la ayuda para Yeray y su familia inmensa.





miércoles, 22 de noviembre de 2017

Incierto en Mendavia

El pasado domingo nos fuimos con nuestros bártulos a Mendavia. Era un escenario conocido así que enseguida nos pusimos a quitar cortinas, tirar mangueras de cableado, abrir trípodes para colocar focos... Una bonita mañana de trabajo para que después de comer nuestra escenografía y, sobre todo, nuestra historia, luciera hermosa. 



Nos gusta hacer ver a lxs más pequeñxs que los miedos se pueden romper, que la imaginación supera la realidad, que los monstruos y brujas son gente corriente que habita a nuestro alrededor. y nos encanta oírles reír y emocionarse con las aventuras de Markel y Elena.

 Nos falta nuestro querido "lucero del alba": Jose Mari Ballesta

Gracias Mendavia y gracias Inciertxs por estos días de teatro compartidos.

martes, 31 de octubre de 2017

Incierto Troupe abre nuevos locales a las representaciones


El pasado 26 de Octubre retiramos alguna estantería, pusimos biombos, colgamos focos y tiramos mangueras de cableado en un lugar en el que habitualmente se está en silencio, se estudia, se hace la tarea y nos llenamos la cabeza de historias y personajes fantásticos: la biblioteca de Burlada.

Fue un escenario difícil en cuanto a dimensiones pero hay algo que nos encanta a todxs lxs inciertxs y es poder hacer teatro allí donde habitualmente no se hace y hacer frente a cuantas dificultades puedan aparecer. Y la gozamos, la verdad. A pesar de los pesares, sí. 




La próxima en Mendavia. Allá que iremos el 19 de Noviembre ¡a salvar a mamá! ¡Vamos Elena, corre Markel, que ya se escuchan los pasos de mamá y del malvado que la persigue!